De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

Juan 3: 3-7

Palabras Claves

Engendrar: Dicho de una persona o de un animal: Dar vida a un nuevo ser.

Nacer: 1. Dicho de un ser vivo: Salir del vientre materno, del huevo o de la semilla. 2. Aparecer o salir del interior.

Hebreo:

Gennao (γεννάω): engendrar. Se traduce con el verbo nacer.

Las definición de nacer trae a relucir la palabra engendrar, ambas hacen referencia al hecho de salir desde el interior y a dar vida a un nuevo ser.

Ahora, ¿qué imaginas si te dicen que debes nacer de nuevo? Nicodemo, al escuchar esto hizo una pregunta muy válida, considerando que él no entendía la palabra, él preguntó ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?. a lo que Jesús le responde que debe ser de agua y Espíritu, hablando de ésta manera de un bautismo y la llenura del ESPÍRITU SANTO.

Cuando se habla de un nuevo nacimiento, también se habla de la renovación de nuestro pensamiento. El hecho de hacer un cambio en nuestras vidas, en nuestro pensamiento, haciendo lo correcto y justo para DIOS.

Ésta cita indica que se debe comenzar a escribir nuevamente nuestra vida, dejando atrás las cosas que habíamos estado haciendo mal, es decir, un nuevo comienzo con CRISTO, transformados interiormente, de tal manera, que se dé paso, a un nuevo ser guiado según los principios establecidos por DIOS en su palabra.

En Efesios 4:22-32 hay una serie de recomendaciones, que se listan a continuación:

1. Despojarse del viejo hombre, viciado con deseos engañosos
2. Renovar el espíritu de nuestra mente
3. Vestirse del nuevo hombre creado según DIOS, en justicia y santidad de la verdad.

Ahora, muchos se preguntarán pero ¿cómo hago esto?. En ese mismo capítulo de Efesios se puede apreciar una serie de condiciones, que te ayudarán a tener una idea de lo que hacías antes que, ya no debas hacer ahora.

1. Si mentías, ahora di la verdad
2. Si te alteras, no peques. No prolongues tu enojo
3. El que robaba, no robe más, ahora trabaje y comparta con el que tenga necesidad
4. No pronunciar palabras corrompidas. Hablar lo necesario para la buena edificación
5. No contristéis al Espíritu Santo
6. Quita de ti: amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia, y toda malicia
7. Integra a tu vida: benignidad, misericordia y perdón

De ésta manera, iras adquiriendo un nuevo pensamiento basado en lo que es bueno, justo y agradable para DIOS. Renovando así tu forma de pensar, librándote de tu antigua forma de vivir y dando paso a un nuevo estilo de vida.

Un paso importante que debes considerar es creer que DIOS a través de JESÚS te hará salvo de lo que te mantiene oprimido, cautivo con pensamientos que son desagradables. Dice la palabra:

¿Pero creer en qué o quién? Pues, en JESÚS que murió y resucitó para que fueses salvo y tengas una nueva vida según los principios establecidos en la palabra.

DIOS nos ama, y por ese amor y misericordia, nos regala un nuevo comienzo por medio de su Hijo amado, y no sólo un nuevo comienzo, sino que nos da la promesa de una vida eterna.

Hoy te invito a creer en JESÚS y a comenzar un nuevo caminar por sendas de justicia. Espero que ésta palabra sea de bendición para su vida y que la PAZ del SEÑOR llene tu corazón. Amén.

Oración

Hoy creo en ti, en tu amor e infinita misericordia DIOS. Creo que JESÚS murió y resucitó, para darme una nueva vida, con el reconocimiento de los errores del pasado y con la oportunidad que me das para no volver atrás. Por eso hoy, Padre, en el nombre de tu hijo amado, te ruego que puedas renovar mi pensamiento, que limpies mi mente y mi corazón para que sean mis sentimientos y pensamientos conforme a tu voluntad. Quita de mí lo que no te agrade. Ayúdame, a perdonar y a dejar atrás los rencores y resentimientos, y has de mí una persona llena de tu palabra y amor. Te pido que me permitas nacer del ESPÍRITU, para comenzar a vivir, una nueva vida guiada por tu SANTO ESPÍRITU. Amén!